Diferencia entre Católico y Cristiano Católico

Desde que fuera niño mis padres me orientaron por el camino de la religión. Este camino implicaba tener que respetar, obedecer y actuar en consecuencia de unos rituales, prácticas devocionales, oraciones, ejercicios espirituales, penitencias, obras de bien social y un cúmulo de tradiciones que hacían referencias a fiestas de santos.

Todas esas prácticas definitivamente llevaban a generar una conducta propia de un buen Cristiano. Pero con el tiempo y la era moderna haciendo su entrada nupcial, las personas fueron adaptando su propio estilo de vida religioso añadiéndole otro estilo más al ya acostumbrado. Desde luego, si se pueden obedecer los patrones y reglas inculcados, todo lo demás es permitido. Así que no es malo embriagarse después de leer la Biblia, escuchar la misa, hacer el rosario por las noches y de paso arrojarle un chancletazo al que se estaba durmiendo o chismear un rato después de una hora santa.

Esta perspectiva creó una cultura y un modo de vida netamente religioso. Ahora las personas eran solamente religiosas. Antes eran Cristianas religiosas. Y vamos a definir esta parte de Cristiano religioso: ser religioso es seguir unas instrucciones litúrgicas para establecer una relación y compenetración mucho más profunda. Cristiano religioso es aquel que tiene una relación personal con Cristo y por medio de la religión pone en práctica lo que Dios le dicta a su consciencia. Un cristiano católico es aquel que tiene convicción. El religioso no. Debido al hecho de ciertas reglas u observancias y bajo la presión que ejerce el mandato de la obediencia, dicha situación se convierte en una marejada de obligaciones, lo que impulsa al ser humano a la falla de sus prácticas por sentir que se le está imponiendo una forma de vivir a su libre albedrío.

Si el ser humano encuentra libertad en el evangelio de Cristo y de ahí su ánimo transformado en alegría y gozo es motivado, su desempeño para realizar un mejor trabajo en la religión será mucho más factible que si solo fuera religioso. Bajo la demanda que conlleva el ser religioso, por tanto, es más importante tener una consciencia llena de la conversión por fe, por amor, por entrega voluntaria al llamado de Cristo, que por una imposición disfrazada de caprichos personales sin intervención divina.

Para un mejor soporte a la religión, es preferible ser cristiano católico y no sólo católico. Además, nosotros somos los fundadores del cristianismo. Lutero fundó el protestantismo o la reforma, que se consideró una rebeldía bajo el concepto de que nadie huye de su familia por los problemas que se encuentran en ella. Se ayuda a la familia y se trata de salir adelante. Además, el concepto que hoy se está promoviendo respecto al cristianismo es el de no ser religiosos. Les diré algo, no quito que la iglesia católica tenga su fundamento como religión universal, debido a sus normativas y leyes que rige bajo derechos canónicos, pero más que una religión, es iglesia y es Cristiana.

Los devotos católicos están en el camino. La iglesia es madre de todos, porque precisamente, Jesus vino a llamar a los enfermos y no a los sanos. Por eso la iglesia es Santa, apostólica por quienes hacen la misión a ejemplo de Cristo y madre porque nos acoge a todos. De entonces queda entendido que ser católico no es ser comprometido como el cristiano católico. El catolico puede ser cualquiera que haya nacido con una idea o práctica de lo que se hace en la iglesia católica. Que sin duda no es emborracharse, prostituirse, robar, matar, engañar, ultrajar, maldecir. Pero, para quienes han tomado la religión como compromiso y estilo de vida, es porque han confiado plenamente en la palabra de Dios y han escuchado atentamente su palabra hecha vida y carne en cada uno de nosotros.

Por ende, para decir que soy catolico prefiero decir que soy cristiano católico. Y este cristiano está llamado a amar y dentro de este amor está el impulso para acatar cualquier normativa o regla que se deba obedecer. El amor vence a la ley. El amor lo supera todo porque siendo libertad nos impulsa a obedecer sin quitarnos su libertad.

Las religiones que persiguen la vida en el mundo, que sostienen principios de paz, de fraternidad, de generosidad, de bondad, están llamadas también a ser parte del misterio divino de Dios. Porque, todo el que ama, conoce a Dios, porque Dios es amor. Las iglesias que están separadas por ideologías de la iglesia católica, también están llamadas como la misma iglesia católica a profesar una mejor calidad de vida en la santidad a la que estamos todos llamados, porque bajo los ojos de Dios, ninguna religión es preferida, ni más bendecida, sino que todas luchamos por encontrarnos en su amor y ante su presencia por toda la eternidad.

Comentarios

Entradas populares