¿El Amor Hace Sufrir?

              ¿Por qué de todos los sentimientos existentes, el amor es el que paga al final por nuestros errores? Hay multiformes espíritus de la oscuridad que trabajan engañosamente con la finalidad de destruir y desaparecer la esencia poderosa del amor de los corazones humanos.
             Así que tenemos un enemigo, evidentemente. Como toda cosa buena que quiere alcanzar la sabiduría, la templanza, la virtud, una voluntad férrea, la paciencia y la generosidad. Cuando hablamos de subir, ya hay quienes están buscando bajarte. Cuando mencionas progreso, ya hay quien está inspirándose en lo malo para desanimarte y proponerte lo peor o lo negativo de dicha empresa que sueñas. Hay un opuesto queriendo desafiar lo bueno constantemente.
         
             De acuerdo con esta propuesta, es normal considerar la expresión: el amor te hace sufrir. El amor me desbarató el corazón, me traicionó y ahora no vuelvo a confiar nunca más en su bondad. El amor no existe, no sirve, no es agradable, te deja experiencias venenosas, bochornosas y traicioneras. El amor no es justo, te engaña y te atrapa en una esfera de felicidad para luego reventarte junto con ella en un de repente como al desinflar un globo con un pinchazo.

            Y como siempre, nada de esto que se suele decir es cierto. Analicemos la trama y si no me equivoco, también se le podría llamar: la trampa de la cual te hablaba. Si el amor fuera como los demás sentimientos, no estaría por encima de todos ellos. Si el amor fuera una relación física que define el contacto sexual de dos personas, entonces, no sería tan espiritual como se piensa.

            El amor no es venenoso, yo lo soy. El amor no es altanero, yo lo soy. El amor no es injusto, yo lo soy. El amor no es impuro, ni maligno, ni dañino, ni superficial, ni mentiroso, ni vanidoso, ni pedante o ignorante. El amor no es infiel, no es imprudente, no es desleal, ni deshonesto, ni vulgar, ni enfadado, ni odioso. El amor es puro, loable, amistoso, alegre, fiel, sencillo, grandioso, bondadoso, atento, aventurero, silencioso, sorpresivo, majestuoso, honesto, leal. El amor no es celoso, es verdad que revienta los corazones de felicidad. Estos corazones son los que están dispuestos a comprender que, no hay ninguna relación entre mi naturaleza estropeada por el engañoso mundo de un enemigo antiguo y celoso de la obra misma del amor, sino de aquellos que han emprendido con valentía el camino de su destino, que bien sabemos cuál es, su mismo comienzo. El amor gira entorno a sí mismo. Nada hay fuera de él y nada que no quiera ser dentro de él, tampoco lo será.

             Te has pasado la mayor parte de tu vida buscando razones para creer que has sido lastimado por el amor. ¡No! Fuiste lastimado y herido por una persona que no supo amar porque nunca le amaron. Un engaño precede otro engaño. Culpable, nadie lo es.

Comentarios

Entradas populares