Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

No hay que cambiar, hay que volver

Esto lo explicaré. Considero de vital importancia la teoría de que hemos nacidos puros, sin manchas, tiernas criaturas inocentes de todo pecado. Durante la infancia se nos presentan comportamientos distintos de aquellos que nos crían o que están supuestos a protegernos. Pues bien, ellos no están lo suficientemente sanos de juicio como para reaccionar de igual modo frente a los tantos desafíos que les presenta la realidad una vez adultos. Eso les lleva a desencadenar niveles de estrés en los pequeños infantes, apenas conocedores de un mundo simple y sin compromisos.
Aquí surge lo interesante.
Estamos bien, cambiamos para mal como un mecanismo de defensa que se desarrolla estimulado por las condiciones presentadas en la vida. Luchamos y batallamos contra aquellas fuerzas que nos vencen constantemente y durante las batallas llegamos a perder y luchar contra nosotros mismos. Vamos siendo tan heridos que desarrollamos miedos y estos mismos se amarran al corazón como cadenas de acero bien f…

Entradas más recientes

¿Por qué dormía Jesús durante una tormenta?

La Potestad es Solo Para Dios

DOBLE MORAL, DOBLE VIDA

Puertas que se cierran cuando las quieres abrir

MI AMOR POR DIOS NO SIRVE

SECRETOS PARA TENER FE

Diferencia entre Católico y Cristiano Católico

TU YO VERDADERO VS EL YO FALSO

EL LADO MACABRO DEL MATRIMONIO

DEJAME SER FELIZ, POR FAVOR.